CREMOFRUIT S. Coop. siempre se ha definido como una empresa de agricultores al servicio de sus clientes y trabajadores, dedicada a la fabricación y venta de purés y pulpas de frutas y vegetales, ecológicos, convencionales y Baby Food en condiciones asépticas. Para dar cumplimiento a este principio, y siendo conscientes de que nos encontramos en un mercado cada vez más globalizado y competitivo, se han implantado los estándares de Seguridad Alimentaria según las norma internacionales BRC e IFS Food que, junto con la certificación del Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de la Región de Murcia (CAERM) y los Institutos Halal y Kösher, ha permitido que nuestra empresa tenga una de las calificaciones más completas del sector como garantía ante nuestros clientes.   

La Política de Calidad, Medio Ambiente y Prevención de Riesgos, está basada en los siguientes objetivos:

  • Desarrollar «los productos y servicios» en función de las expectativas de los clientes realizando una mejora continua en los procesos de trabajo.
  • La satisfacción de los socios y trabajadores protegidos, previniendo los riesgos contra la salud, la seguridad y el Medio Ambiente.

Para la consecución de los objetivos se establecen los siguientes principios:

  • La calidad, legalidad y Seguridad Alimentaria de sus productos, procesos y servicios.
  • El cumplimiento de la obligación de fabricar productos inocuos, legales y auténticos que se ajusten a la calidad especificada, así como asumir nuestra responsabilidad frente a nuestros clientes.
  • La buena relación con los clientes y proveedores.
  • El cumplimiento de los requisitos del Sistema de Gestión de Calidad y Medioambiental, así como la legislación y reglamentación de aplicación y las especificaciones de nuestros clientes.
  • Compromiso claro y decidido hacia una gestión respetuosa con el medio ambiente que se plasma en el escrupuloso cumplimiento de la normativa vigente, en la gestión selectiva de nuestros residuos y en la aplicación del óptimo mantenimiento a nuestra maquinaria.
  • Los conocimientos, cualificación, satisfacción del personal y la participación activa del mismo en la mejora continua se considera un valor estratégico de competitividad para la empresa.
  • Consolidarse como una empresa respetuosa con sus empleados y sus intereses, llevando a cabo prácticas éticas y laborales adecuadas.
  • El compromiso de cumplir con los Estándares Halal y Kösher.

De acuerdo con las expectativas de desarrollo y retos de la empresa, periódicamente se planifican objetivos de calidad, medio ambiente y ética laboral y se realiza un seguimiento de los mismos.